01 de junio de 2020

GALICIA BLINDA LOS APOIOS A LOS CENTROS ESPECIALES DE EMPLEO Y A LAS EMPRESAS DE INSERCIÓN ANTE EL NUEVO CONTEXTO SOCIOECONÓMICO

  • La Xunta garantiza con esta decisión que las consecuencias de la covid-19 no supongan para este sector un perjuicio de cara a su permanencia como empresa de economía social y a la obtención de las ayudas autonómicas
    Estos programas permiten el mantenimiento del empleo a 3300 personas con dificultades para acceder al comprado laboral, por tener discapacidad o estar en situación de exclusión social
    A Consellería de Economía, Empleo e Industria ratifica su compromiso con este colectivo tan vulnerable, en un momento de gran dificultad, a lo que este año destina 42 M€ para impulsar su integración laboral
    El Gobierno autonómico mantiene su apuesta por la economía social, un modelo centrado en las personas, integrador, que proporciona empleo de calidad y contribuye a una redistribución de la riqueza más equitativa

La Xunta blinda los apoyos a los centros especiales de empleo (CEE) y a las empresas de inserción laboral ( EIL), tal y como se recoge en uno informe de la Consellería de Economía, Empleo e Industria evaluado hoy en el Consejo del Gobierno gallego. De este modo, garantizador que las dificultades que puedan sufrir estas entidades a consecuencia de la covid-19 no supongan perjuicio alguno de cara a su permanencia como empresa de economía social ni para obtener las ayudas autonómicas.

Gracias a esta medida, lo cese de actividad, la suspensión de contratos o la reducción de jornada derivados de la pandemia -mientras estén vigentes las medidas de protección de empleo asociadas a esta- se considerará producido por causa de fuerza mayor para que puedan mantener la calificación y la percepción de las ayudas.

En concreto, para el mantenimiento de la calificación no se tendrá en cuenta ni lo cese temporal de actividad ni los períodos de suspensión de contratos o de reducción de jornada que se utilizan en el cómputo de las ratios; a la hora de acceder a ayudas no será un impedimento que la persona esté afectada por un expediente de regulación temporal de empleo; también se adaptan los criterios para considerar subvencionables los contratos; y se podrá autorizar formación no presencial, entre otras cuestiones.

Con la aplicación de estas medidas en programas que se están ejecutando -como los apoyos a empresas de inserción laboral, a los centros especiales de empleo o en la formación dual para personas con discapacidad intelectual- se garantizará el mantenimiento del empleo la unas 3300 personas con dificultad para acceder al comprado laboral por tener discapacidad o estar en inclusión social. Actualmente, la Comunidad cuenta con 110 centros especiales de empleo y 12 empresas de inserción laboral.

El Gobierno gallego fortalece, de este modo, la protección de este colectivo tan vulnerable con medidas específicas tanto en el campo de la contratación como de la formación; y ratifica su compromiso con la integración laboral tanto de las personas con discapacidad como en riesgo de exclusión, un objetivo para lo cual este año se reservan 42 M€ en programas de apoyo. Esta apuesta permitió que, por ejemplo, se duplicara el número de personas ocupadas en Galicia desde 2014.

Estas actuaciones contribuyen, además, a promover la economía social, un modelo centrado en las personas, integrador, que proporciona empleo de calidad, contribuye a una redistribución de la riqueza más equitativa, a fijar población y es más resistente a las crisis.

Galicia da así continuidad a su compromiso con la economía social, que se materializa en un aumento del presupuesto destinado la esta materia de un 80% desde 2016 -un 33% en el último año- y que se refleja en iniciativas como la Ley, el Consejo o la Estrategia de la Economía Social, a las que recién se sumó el Libro Blanco.

Categorías
, ,

Los comentarios están cerrados.